Surgimiento y situación geográfica de los incas
Marsella Cruz

Antes de la conquista española, los incas, un pueblo amerindio, formó un extenso imperio llamado Tahuantinsuyo, que quiere decir “imperio de las cuatro regiones”. Este imperio abarcaba gran parte de los Andes y de la costa del Pacífico, desde el sur de la actual Colombia hasta el río Maule, en el centro de Chile.

Hacia el siglo XII los incas se establecieron en el valle del Cuzco, en donde fundaron la ciudad del mismo nombre. Al principio se enfrentaron con el pueblo chanca, y por ese motivo se aliaron con los pueblos vecinos, a quienes llegaron a unificar económica y políticamente.

Según se sabe existieron 13 emperadores incas, sin embargo no es sino a partir del octavo de ellos, llamado Viracocha, que se puede comenzar a hablar de la historia de este pueblo. El sucesor de Viracocha fue su hijo Pachacuti Inca Yupanqui (1438-1417), y fue quien derrotó de manera definitiva a los chancas. Posteriormente Tupac Inca Yupanqui (1471-1493) extendió de manera importante al imperio inca, y fue quien consolidó el dominio de su pueblo. A su muerte, sus hijos Huáscar y Atahualpa se disputaron el poder. En 1532, a la llegada de los españoles, F. Pizarro capturó y dio muerte a Atahualpa. Con este hecho se da fin al imperio inca.

Desde su capital, el Cuzco, los incas alcanzaron a gobernar un amplio territorio, en las altiplanicies de los andes y a lo largo de sus dos vertientes, desde Quito, conquistado en 1487, hasta el norte de Chile y Argentina. No se conoce con certeza hasta dónde llegó a gobernar el imperio inca, pero sí que su influencia llegó bastante lejos, por ejemplo, en la provincia de Santiago, en Argentina, aún se habla el idioma quechua.

Cuando los españoles llegaron a América, el imperio inca se encontraba en su máximo esplendor.




 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio