El Peligro real de la contaminación
Roberto Castro.

El problema de la contaminación, especialmente la del aire y agua llama cada vez más la atención. Una institución está en cuenta regresiva de 5 mil días desde 1990, y dice que estamos corriendo el peligro que toda la vida, incluido plantas, animales y hombres, desaparezca de la faz de la Tierra. Ya han desaparecido 50 mil especies de animales, la mayoría insectos, otras especies tienen un número limitado de ejemplares y sus días de existencia son contados. Entre las plantas están desapareciendo bosques enteros por la razón combinada de la contaminación, la producción exagerada de madera, y la sequía. Con la desaparición de los árboles, muchas veces sigue la erosión completa de toda vegetación y el suelo fértil. El hombre depende de la naturaleza, de los animales y vegetación, para su alimentación.

Los factores más importantes de la contaminación son la combustión de combustibles fósiles, los agentes contaminantes de procesos industriales no tratados y dispuestos adecuadamente, el uso de herbicidas y pesticidas, el agua de alcantarillado dispuesta en los ríos y lagos.

De todos estos el factor de contaminación más importante es la combustión de combustibles fósiles por la inmensa cantidad de contaminantes que produce. Los combustibles fósiles incluyen el carbón, la madera, el lignito, y los hidrocarburos derivados del petróleo con el gas natural.

Un hidrocarburo se quema combinándose con el oxígeno del aire y produce: agua, dióxido de carbono, monóxido de carbono, hidrocarburo que no se ha quemado, carbono en partículas, y óxidos de nitrógeno. Revisando estos productos, uno por uno llegamos a la siguiente conclusión: agua no es contaminante. Dióxido de carbono no es considerado contaminante (pero en un ambiente que contiene un elevado porcentaje de dióxido de carbono, virus, bacterias y hongos se multiplican y crecen más rápidamente). Monóxido de carbono es venenoso porque bloquea la capacidad de la sangre de llevar oxígeno, es letal. Los hidrocarburos que no se han quemado causan enfermedades respiratorias y dañan las hojas de plantas, igual que el carbono en partículas, los óxidos de nitrógeno son carcinógenos. Otros productos contaminantes son: SO y SO2, monóxido y dióxido de azufre, los que con agua forman ácido sulfhídrico y ácido sulfúrico, los cuales son muy peligrosos para la salud, y al igual que los óxidos de nitrógeno producen lluvia ácida. El plomo de la gasolina es dañino para la salud y afecta negativamente el crecimiento de los niños.

El consumo mundial de petróleo es 20 millones de barriles por día. Aunque parte de esto es materia prima para una variedad de productos, combinando con la cantidad de gas natural, carbón, madera, y lignito es por lo menos tanto o más que lo que se quema como combustible. Quiere decir que quemamos alrededor de 2,5 millones de toneladas de combustible fósiles diario, probablemente más.

Quemando 2,5 millones de toneladas de gasolina necesitamos 8,772 millones de toneladas de oxígeno, y producimos 7,719 millones de toneladas de dióxido de carbono y 3,552 millones de toneladas de agua.

Suponiendo que esta cantidad de oxígeno sí reaccionaría con el hidrógeno cósmico en la estratosfera, nos podría traer 9,868 millones de toneladas de agua en forma de lluvia. En otras palabras, quemando 2,5 millones de toneladas de combustible fósil, eliminamos al mundo de 6.315.790 metros cúbicos de agua diario, lo que explicaría por lo menos en parte la escasez de lluvia en muchas partes.

El productor de oxígeno en la Tierra es la vegetación, especialmente los árboles y las plantas del mar. La vinculación de la vegetación a la lluvia es innegable, tomando en cuenta, que en los desiertos grandes prácticamente nunca llueve. Si con la contaminación dañamos significativamente la vegetación de la Tierra, perderemos parte de la producción de oxígeno; y si usamos oxígeno en grandes cantidades para la combustión de combustibles fósiles, el aire empobrecerá en oxígeno, y puede provocar sequías desastrosas, la progresiva erosión de la vegetación, y finalmente la desaparición total de toda vida de la faz de la Tierra.

Es indispensable y urgente poner en práctica un plan de reducción gradual hasta la eliminación total del uso de los combustibles fósiles.




 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio