Higiene del sentido del gusto
Roberto Castro

También pueden presentarse determinadas enfermedades que provocan la atrofia de las papilas linguales.

Si en vez de respirar por la nariz, respiramos por la boca, la mucosa de la lengua se vuelve seca y áspera. Si una enfermedad alcanza los nervios que transportan las sensaciones gustativas al encéfalo, se pierde el sentido del gusto.

Después de haber comido pueden quedar restos de alimento entre los dientes que, al fermentar, producen mal sabor y facilitan la formación de caries.

Para conservar la agudeza gustativa es indispensable el aseo sistemático de la cavidad bucal. Es importante saber que los líquidos muy calientes dañan la integridad del epitelio bucal y, por tanto, disminuyen la agudeza gustativa. Lo mismo sucede con el uso inmoderado de ciertos condimentos como la mostaza, el chile, la pimienta, etc. El tabaquismo y el alcoholismo son también nocivos en alto grado para el sentido del gusto, independientemente del daño que ocasionan en otras partes del organismo.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio