Los vasos capilares
Roberto Castro

Los capilares son vasos sumamente delgados en que se dividen las arterias y que penetran por todos los órganos del cuerpo. Al unirse de nuevo forman las venas.

La circulación de la sangre en los capilares superficiales se puede observar mediante el microscopio. Es posible observar cómo los glóbulos rojos avanzan con rapidez en la zona media de la corriente sanguínea, mientras que los glóbulos blancos lo hacen con mayor lentitud y se encuentran próximos a las paredes de los capilares.

La superficie que entra en contacto con la sangre es mucho mayor en los capilares que en el resto de los vasos sanguíneos, y por lo tanto ofrece una mayor resistencia al movimiento de la sangre; por ello ejercen una gran influencia sobre la circulación. Los capilares se dilatan cuando la temperatura se eleva, enfriando de esta forma la sangre, y se contraen con el frío, con lo que preservan el calor del organismo.

También desempeñan un papel muy importante en el intercambio de sustancias entre la sangre y los tejidos, debido a la permeabilidad de sus paredes. Los capilares llevan oxígeno hasta los tejidos y toman de ellos sustancias de desecho y dióxido de Carbono (CO2), que transportan hasta los órganos excretores y los pulmones, respectivamente. Allí se produce de nuevo un intercambio de sustancias de forma que la sangre queda oxigenada y libre de impurezas.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio