Estructura del aparato circulatorio
Roberto Castro

En el aparato circulatorio se pueden diferenciar claramente dos partes: el corazón y los vasos sanguíneos.

El corazón es un órgano musculoso en forma de cono invertido. Tiene la misión de mantener constantemente la circulación de la sangre por todo el organismo.

Los vasos sanguíneos son pequeños conductores musculares por los que se mueve la sangre. Por ejemplo, la arteria aorta y la arteria pulmonar.

Las venas encargadas de transportar la sangre cargada de dióxido de carbono y las sustancias de desecho son las cavas y la vena pulmonar.

Los capilares son vasos cortos y muy estrechos, y están encargados de realizar el intercambio gaseoso en las células.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio