Partes de las plantas.
Regina Rivera

Raíz
Es la parte principal que crece hacia adentro de la tierra, del agua o en otros medios, y absorbe de ellos las sustancias nutritivas que las plantas necesitan para desarrollarse y subsistir.

La raíz es el soporte de la planta, la sostiene en caso de que haya mucho viento o corrientes de agua muy fuertes, y en algunos casos es el órgano de reserva alimentaria, como el rábano, la remolacha, el betabel, y la jícama. Según el medio en el que se desarrolla la raíz es el tipo de planta.

Las raíces según su forma pueden ser típicas, si penetran verticalmente en el suelo (fríjol), y fibrosas si están formadas por haces de raicillas que salen de todas de las extremidades del tallo (maíz). Los dos tipos de raíces se pueden volver carnosos cuando almacenan sustancias nutritivas; entonces estas raíces se llaman tuberosas (zanahoria, dalia).

Tallo
Es la parte de la planta que crece del lado contrario a la raíz, es el eje y el cuerpo de la planta y además el que sostiene las hojas. Generalmente el tallo tiene forma cónica, muy larga. En ocasiones en los tallos hay partes más gruesas que se llaman yemas, de esas yemas salen las ramas, hojas o flores. Cuando las ramas crecen se le llama ramificación y cuando la ramificación es muy abundante se le llama ramaje, al que comúnmente se le llama copa.

Por su situación los tallos pueden ser aéreos (fresno), acuáticos (ninfa), y subterráneos (lirio o iris). Los tallos subterráneos, según su forma, reciben nombres de rizoma (iris), tubérculo ( papa), y bulbo o cebolla (azucena).

Según su dirección, los tallos se llaman verticales (mango), horizontales o rastreros (fresa), y trepadores (hiedra).

Según su consistencia, los tallos pueden ser de cañas, si son herbáceos, esponjosos o huecos y con nudos (maíz); cálamos, si son herbáceos y esponjosos, pero sin nudos (junco de agua o tule); estipes, si son leñosos, no ramificados y terminados en un penacho de hojas (palmeras), y troncos si son leñosos y ramificados (cedros).

Si se cortara un tallo a la mitad se podría observar que está formado por epidermis, hecha de células recubiertas de celulosa, que forma la parte de afuera; si nos metemos aún más se puede ver la corteza que protege la planta, hecha por unas membranas gruesas; y el cilindro central, que es el centro de la planta y el conducto por donde el agua y las sales minerales que la raíz absorbe de la tierra pasan hacia las hojas.

Hoja
Las hojas son la parte fundamental de la planta y es una porción aplanada y saliente del tallo. La función de las hojas es realizar la fotosíntesis.

Las hojas están sostenidas por el tallo y están formadas por una vaina, que es su parte central; el peciolo es la parte final de la hoja y el limbo es la parte ancha y plana. En esta parte se encuentra la nervadura, que es una especie de nervio. Por la nervadura pasan el agua y los minerales que absorbe la raíz, y también glucosa que la planta elabora como su alimento durante la fotosíntesis.

Las hojas, además de su alimento, producen oxígeno que todos los seres vivientes necesitamos para vivir. Y esto lo realizan con ayuda de la clorofila que es una sustancia verde que se produce en los cloroplastos de las células vegetales.

Por la disposición en el tallo las hojas pueden ser: alternas, si nacen en diferentes alturas (geranio); opuestas, si nacen por pares, una frente a la otra (menta); verticiladas, cuando nacen tres o más en un mismo nudo formando a su alrededor una especie de collar, llamado verticilo (laurel rosa).

Por la estructura del limbo pueden ser: simples, si el limbo es de una sola pieza (madreselva); compuestas, si tienen el limbo dividido en varias piezas distintas llamadas folíolos, sostenidas por un pecíolo común (rosal).

Flor
Adorna la planta y contiene los órganos reproductores para crear el fruto.

Una flor completa consta de cuatro partes dispuestas en círculos que son, del exterior al interior; cáliz, corola, estambres y pistilo.

Fruto
Es el resultado de la reproducción de las plantas con flores; es simplemente el ovario maduro o bien un conjunto de ovarios maduros que tienen una o más semillas.

Dependiendo de su especie el fruto puede madurar poco a poco o después de la fecundación, o bien pueden pasar varios años para lograrlo. Los frutos se clasifican en secos, como el maíz, el fríjol y los chícharos, o carnosos, como el durazno, el jitomate, la manzana, la papaya, la pera y la naranja.

Los frutos se forman de pericarpio y semilla. En los frutos carnosos el pericarpio consta del epicarpio o piel, mesocarpio o parte comestible y endocarpio o hueso, que protege la semilla o almendra.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio