Situación geográfica y surgimiento de los Olmecas.
Arqueología Mexicana

En los estados de Veracruz y Tabasco, en plena zona tropical, surge la cultura olmeca, la primera civilización de México. Aunque no se tienen sitios visitables, los monumentos que los olmecas dejaron -como las famosas cabezas colosales- dan la idea del alto grado de desarrollo que mil años antes de nuestra era ya había alcanzado este grupo.

Grandes esculturas de piedra, magníficas tallas en piedra verde y madera, vasijas con decoración simbólica, figurillas de barro, en un universo pleno de representaciones humanas, animales y míticas, forman parte de la rica herencia material legada por una cultura que, dada su antigüedad y complejidad, es para muchos la fundadora del extraordinario auge cultural de los pueblos mesoamericanos en la época prehispánica.

Hace más de tres mil años los miembros de esta sociedad, ahora llamados olmecas -término que hace referencia a su gente, su estilo artístico, su cultura-, sintetizaron por vez primera las tendencias que se había venido desarrollando por cientos y aún miles de años entre los pueblos de la región. Es por eso que "los habitantes de la tierra del hule" -lo que significa olmeca en náhuatl- han sido considerados la primera civilización y, por tanto, la cultura madre de Mesoamérica.

Ambos calificativos resultan justos para un pueblo capaz de trascender las fronteras de su entorno originario, cualquiera que éste haya sido, e infundir su vigor al resto del territorio de México antiguo.

Ahora, los constantes descubrimientos de elementos culturales de filiación olmeca que por todo ese ámbito realizan los arqueólogos demuestran que nos encontramos no sólo ante la cultura más antigua sino ante la primera que puede considerarse, en sentido amplio, mesoamericana.



 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio