Superación personal
El poder de la mirada
Sylvia Villarreal de Lozano

En el ambiente laboral, así como en todos los ámbitos, se requiere de un compromiso en equipo y una buena relación entre sus miembros, para obtener un resultado de calidad. Una manera de conocer mejor a una persona, crear una empatía con ella e incluso saber si te está diciendo la verdad o no, es a través de la mirada... ¿Quieres saber cómo?

Ojos que hablan

Este poder de la mirada se debe a que se ha comprobado que según hacia dónde miramos, se activan las diferentes partes del cerebro donde se encuentran nuestros sentidos. Es como si los ojos fueran el cursor de una computadora y al moverlos señaláramos hacia distintas direcciones de nuestro pensamiento.

Pon mucha atención a los diferentes tipos de miradas y qué significa cada una de ellas, para que salgas de toda duda:

Mirar hacia arriba

Cuando observamos hacia arriba y a la izquierda, nuestro cerebro está recordando imágenes. Así cuando nos dicen, ¿cómo es tu casa? o ¿qué hiciste ayer?, es seguro que nuestra mirada se vaya arriba hacia la izquierda. ¡Inténtalo con algún compañero!

Ahora bien, cuando observamos hacia arriba y a la derecha, el cerebro está creando imágenes o soñando. Si tu realizaras una entrevista de trabajo, fíjate muy bien que al preguntarle sobre la experiencia laboral (por ejemplo), no mire arriba a la derecha. Sin embargo, si te encuentras vendiendo un producto, estás a punto de cerrar tu venta si tu cliente observa hacia arriba a la derecha, porque está soñando.

Mirar de manera horizontal

Cuando observamos fijamente de frente, estamos escuchando. En este nivel se activa el campo auditivo, y si movemos los ojos a la izquierda, estamos recordando sonidos que ya conocemos: el claxon de un automóvil, el ladrido de un perro, etc.

Sin embargo, si movemos nuestros ojos horizontalmente a la derecha, se trata de sonidos nuevos que estamos escuchando o creando: una canción nueva por ejemplo.

En ventas, si un cliente mira fijamente al vendedor significa que le interesa, que ya quedó impresionado. Sin embargo, si sus ojos lo evaden significa que no lo convenció lo suficiente.

Mirar hacia abajo

Si te das cuenta que un colega mira abajo a la izquierda, es muy probable que él esté teniendo un diálogo interior, y esté reflexionando o considerando algo. Este diálogo es frecuente antes de tomar una decisión importante.

Por otro lado, cuando alguien observa abajo hacia a la derecha, significa que está abriendo el carnal de sus emociones, los sentimientos y las sensaciones del cuerpo (sabores, olores, texturas) y emociones (amor, tristeza, preocupación).

En ventas, si el cliente ve hacia abajo y a la derecha, quiere decir que compra tocando, probando, buscando un contacto con cosas tangibles.

Ahora sí...

Tenemos las armas perfectas de la comunicación no verbal para conocer no sólo a nuestros compañeros de trabajo, sino a todos los que nos rodean. ¡Úsalas!, bien dicen que los ojos son las ventanas del alma.


Si quieres contactarte con la autora, ve a direccion@editoradelhogar.com.mx





 
 
® Masalto.com es una Marca Registrada. Todos los derechos reservados.
Un Producto de DBrains Web Studio